La electricidad es una de las energías más utilizadas a nivel mundial, ya que cuentan con un sinfín de aplicaciones en todos los ámbitos de la vida. La energía eléctrica se transmite por el movimiento de los electrones con carga eléctrica a través de un material conductor. Hay 2 tipos de corrientes eléctricas.

Corriente continua

En la corriente continua, los electrones viajan en la misma dirección y se mantienen constantes; por lo que, la tensión e  intensidad de corriente siempre son las mismas. Algunos de los artículos que generan corriente continua son: pilas, baterías y dinamos.

Además, se utiliza por los aparatos electrónicos, como: ordenadores, móviles, televisores, entre otros.

Corriente alterna

 En la corriente alterna, la dirección y cantidad de los electrones varían de forma constante, el cambio es de 50 veces por segundo.  La corriente alterna se genera por los alternadores en las centrales eléctricas.

Este tipo de energía es la que llega a los hogares de todo el mundo, a través de las tomas de corriente.